El consejero delegado de Apple, Tim Cook, en la presentación del nuevo iPhone, en septiembre de 2018.